Con acento cordobés

Al noroeste de la capital provincial, y muy cerca de las sierras, se multiplican los proyectos residenciales; deportes, servicios, seguridad, tranquilidad y facilidad de acceso son claves de este nuevo fenómeno

 

 

CORDOBA.- Desde el punto de vista demográfico y urbano, las grandes ciudades muestran una clara tendencia a absorber e integrar las localidades pequeñas que las rodean, haciéndolas parte de su paisaje. Gran Córdoba, aglomeración en la zona noroeste de la capital provincial y conformada por las pintorescas ciudades de las Sierras Chicas, no escapa a esta regla. De hecho, con el paso de los años la región se convirtió en un verdadero polo de desarrollo inmobiliario, donde los countries y barrios cerrados dominan la escena.

Con una superficie de 220 kilómetros cuadrados y una densidad de un millón y medio de habitantes, aproximadamente, la región se posiciona como un verdadero corredor. La Calera, Villa Allende, Río Ceballos, Unquillo, Mendiolaza y hasta la mismísima Villa Carlos Paz, unida a Córdoba por la autopista 20, no paran de crecer en metros cuadrados desarrollados.

El mejoramiento de la infraestructura de servicios públicos, las rápidas vías de acceso construidas o en ejecución, el paisaje serrano y la seguridad y la tranquilidad son algunas de las razones que llevan a los cordobeses a optar por vivir en urbanizaciones con seguridad en la zona serrana. Y la tendencia llega hasta tal punto que estas localidades son conocidas como ciudades-dormitorio, porque gran parte de la población vive ahí, pero trabaja en la capital provincial.

“Si bien tenemos cierto desarrollo industrial y comercial local, el 60% de nuestra población trabaja en la ciudad de Córdoba, fundamentalmente en el sector automotriz”, explicó Juan Antonio Rolfi, secretario de Prensa de la Municipalidad de La Calera.

 

Ciudad por ciudad

Pero para entender un poco más de qué se trata esta expansión conviene hacer un breve recorrido por cada una de las localidades.

 

VILLA ALLENDE

Fue la primera localidad de las Sierras Chicas que vio nacer urbanizaciones cerradas, apuntaladas por tener precios más accesibles que los de la capital de Córdoba y a sus zonas adyacentes. De hecho, según un informe de la inmobiliaria Sergio Villella Bienes Inmuebles, en los últimos 15 años la población de Villa Allende creció un 70%, lo que derivó necesariamente en el desarrollo de nuevos proyectos inmobiliarios para satisfacer esa demanda.

En Villa Allende hay actualmente 15 urbanizaciones cerradas. Si bien hay factores variables que pisan fuerte para cotizar los terrenos (como la ubicación, los servicios y el grado de desarrollo de cada urbanización), en líneas generales los precios de los lotes son sensiblemente menores en esta ciudad en comparación con los de Córdoba.

Concretamente, el metro cuadrado cotiza aquí, en promedio, unos 40 dólares, mientras que en la capital mediterránea “superan estos valores en un 50%”, según explicó José Bottasso, desde la sucursal Villa Allende de la Inmobiliaria Sergio Villella.

La oferta de lotes en cuanto a su tamaño también es sensiblemente inferior en Córdoba, donde las parcelas rondan entre los 300 y 400 metros cuadrados, según su ubicación. En Villa Allende, en cambio, y al igual que en las otras ciudades del Gran Córdoba, la oferta de lotes se sitúa entre 700 y 1200 metros cuadrados.

“Nosotros comercializamos emprendimientos consolidados, como Bela Vista Villa Residencial, Las Hojas, La Paloma, San Isidro y Morada”, explicó Bottasso. Aquí, los lotes suburbanos los adquieren en su mayoría consumidores finales, que encuentran en esta localidad mayores dimensiones y un precio más bajo por metro cuadrado, además de seguridad y tranquilidad.

 

CARLOS PAZ

El caso del corredor inmobiliario que se formó de la mano de la autopista Córdoba-Carlos Paz es señalado por los operadores como un claro ejemplo de urbanización incipiente. En esos 35 kilómetros, nueve emprendimientos se desarrollan a ambos costados de la ruta y se enclavan en un paisaje auténticamente serrano. Entre todos, estos proyectos ocupan unas 1237 hectáreas, distribuidas en 5400 lotes de entre 500 y 5000 metros cuadrados.

Dentro de la propia ciudad de Carlos Paz también se construyen importantes urbanizaciones. Tal es el caso de Carlos Paz Golf, un country de la desarrollista Palmero Vukovich que cuenta con 400 lotes de entre 800 y 2500 metros cuadrados, más una cancha de golf de 18 hoyos que se inaugurará en octubre.

“Decidimos desarrollar aquí porque es una zona de potencial crecimiento: encauzada entre el lago y la montaña, es un destino turístico de atracción nacional y tiene buen nivel de infraestructura y mejores vías de acceso. Los resultados fueron buenos; de hecho, en un año de comercialización vendimos el 65% de los lotes”, expresó Marcelo Palmero, titular de la desarrolladora.

Para Palmero, en los próximos años Carlos Paz será a Córdoba lo que Pilar es a Buenos Aires-Pilar: “La gran cantidad de desarrollos marca una tendencia todavía incipiente, pero segura: dentro de diez años la foto urbana de Córdoba estará totalmente unida a la de Carlos Paz”, explicó.

El desarrollista destacó otro dato importante de la villa serrana: de cada diez turistas que pasean en el lugar en temporada alta, uno se queda a vivir. “Es notable la inmigración que tenemos de visitantes bonaerenses que conocen la calidad de vida de las sierras, determinadas por la naturaleza y la tranquilidad, y lo eligen para su estándar habitual”, dijo.

View Lake es otro de los importantes desarrollos de la zona. Eduardo Bresano, director de Artemisa, desarrolladora responsable del proyecto, anunció que la clave en la formación de un polo inmobiliario en Gran Córdoba es la seguridad. “Las personas que eligen vivir acá es porque buscan una vida tranquila, en familia”, expresó.

La segunda cuestión que puntualizó el empresario tiene que ver con la accesibilidad, al plantear que en la zona norte de Córdoba, tradicional sector de urbanizaciones cerradas, “los accesos están demasiado lentos, mientras que a Carlos Paz por autopista no hay más de media hora de viaje”.

Este barrio de montaña de 30 hectáreas en el punto más alto de Carlos Paz ofrece lotes de entre 800 y 2500 metros cuadrados, con seguridad y vista al lago. Si bien el consumidor final se reparte entre personas que lo adquieren como vivienda permanente y otros que lo eligen como casa de fin de semana o para alquilarlo en temporada, Bresano cree que se transformará mayormente en un barrio de viviendas permanentes. “Mis clientes son perfiles ABC1 a los que realmente les gusta vivir en sierras, con vistas espectaculares”, detalló.

Los precios que se barajan en los countries y barrios cerrados de Carlos Paz rondan entre 35 y 50 dólares el metro cuadrado, o en otros términos, entre 35.000 y 120.000 dólares el lote. Las variaciones de precios dependen, en cada caso, de la ubicación del terreno, el tamaño, los servicios y la ubicación geográfica del emprendimiento. En la mayoría de los emprendimientos, los desarrollistas apuestan fuerte a los amenities, que suelen ser canchas de golf, de tenis, hoteles, clubes, piletas y solárium. En todos los casos, los ejes de desarrollo son un estilo de vida tranquilo, enmarcado en el respeto por la naturaleza y el cuidado del ambiente.

 

LA CALERA

Esta ciudad con 37.000 habitantes, a 18 kilómetros del centro cordobés, cuenta con siete urbanizaciones, algunas cerradas y otras semicerradas que suman, en total, unas 3000 parcelas. “Creo que aquí se formó un polo porque estamos muy cerca del centro cordobés, prácticamente somos un barrio más de la capital, ya que en 20 minutos se está en pleno centro”, explicó Rolfi.

Son características de esa localidad los dos emprendimientos del Grupo Miterra: La Cuesta y La Estanzuela, barrios cerrados de montaña que ofrecen a los clientes parcelas de hasta 2000 metros cuadrados y esquemas de financiación propios.

 

RIO CEBALLOS

Esta ciudad serrana con un creciente desarrollo turístico es, según los operadores inmobiliarios, la más prometedora de Gran Córdoba en el corto y mediano plazo. De hecho, muchas empresas cordobesas han comprado tierras en la zona, tentadas por dos factores clave: por un lado, por los precios sensiblemente inferiores a los de la capital e incluso al resto de las ciudades de las Sierras Chicas; por el otro, las obras de infraestructura que el gobierno provincial está realizando en la ruta E-53, que pasa frente al aeropuerto Ambrosio Taravella y llega hasta Río Ceballos, agilizarán enormemente el acceso a la ciudad.

“Es una zona que tiene todavía precios bajos en los lotes, lo que permite planificar desarrollos que apunten a ese público que no cuenta con el poder adquisitivo como para comprar un terreno ABC1 en Córdoba y que quiere una vida de country”, explicó Bresano, de Artemisa.

En el mismo sentido se manifestó Marcelo Palmero, de Palmero y Vuckovich, que prepara un barrio cerrado en la zona que lanzará a fines de este año. “Creo que el desarrollo inmobiliario va de la mano del crecimiento de la infraestructura. En cuanto una tierra rural pasa a tener accesibilidad vial y servicios se transforma en una región urbana”, planteó.

“En dos o tres años, toda la zona cercana al aeropuerto cambiará su fisonomía, es un hecho”, opinó Palmero haciendo referencia a que hay cada vez más nuevos barrios instalados en los laterales de las rutas y avenidas no sólo de Río Ceballos, sino también de otras localidades de Gran Córdoba como Unquillo y Mendiolaza.

Sara Nasi

 

Fecha: Sábado 09 de julio de 2011

Fuente: La Nación

Anuncios

~ por Gama Propiedades en 12 julio 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: