Desarrollo con buenos resultados

El Distrito Tecnológico sigue creciendo con una oferta de espacios cada vez mayor; los Green Building, en alza.

Imagen

El lanzamiento del Distrito Tecnológico cambió el paisaje de Parque de los Patricios: el nivel de desarrollo del mercado de oficinas en esta zona y los valores han registrado incrementos sostenidos.

Desde el Ministerio de Desarrollo Económico de la ciudad de Buenos Aires afirman que actualmente las empresas disponen de una amplia oferta para instalarse: desarrollos nuevos, galpones que se pueden transformar en plantas aptas para industrias y otras propiedades que, reciclado mediante, pueden adaptar sus lay out a las necesidades de las empresas de tecnología (también conocidas como tics).

Actualmente, el Distrito Tecnológico cuenta con 108 radicaciones, de las cuales 58 corresponden a empresas instaladas y las restantes se encuentran en obra o proceso de mudanza. Entre los rubros más destacados están el desarrollo de software y sistemas, la prestación de servicios informáticos vinculados con procesos de negocios (BPO) y la fabricación de hardware. Si bien las posibilidades son diversas, las empresas con intención de radicarse en el distrito buscan flexibilidad y accesibilidad adaptándose a los requerimientos de su personal y clientes sin tener que afrontar un alto costo.

Uno de los desarrolladores establecidos en la zona es Smart Office, que se dedica a aplicar tecnología a proyectos para hacerlos más eficientes. “Nuestros desarrollos cuentan con generación de energía por paneles solares, iluminación LED, instalación eléctrica en cocheras para abastecer la próxima generación de vehículos y sistemas automatizados de control. Estamos convencidos que juntando diseño y tecnología podemos lograr desarrollos más eficientes, que generen ahorro de costos y mejoren la calidad de vida de quienes lo habiten”, explicó Christian Gude, socio del grupo inversor.

Smartoffice@1 cuenta con un auditorio que se comparte mediante reserva para realizar presentaciones o actividades de capacitación, un SUM equipado para almorzar y tener reuniones informales durante el día, terraza con parrilla para fomentar la relación interpersonal, una sala técnica equipada para que cada empresa instale su equipamiento informático y un área para estacionar bicicletas entre otros detalles. Respecto de la construcción, los espacios más buscados son los de entre 45 y 65 m2, que se puedan ampliar en función de las necesidades de la empresa. Dentro del Distrito existen diferentes zonificaciones, tanto residenciales, comerciales y de equipamiento. La zona presenta una densidad media baja, con un porcentaje importante de edificios industriales y de logística en desuso, muchos de ellos aptos para el reciclado. En líneas generales, la altura de las edificaciones no supera la media de los 10 metros, con el predominio entre sus viviendas de tipologías como la tradicional casas chorizo y PH.

Actualmente, la desarrolladora Debaires Desarrollos Inmobiliarios está finalizando el proyecto La Imprenta, que comprende unidades funcionales monoambientes y de 2 ambientes. Un 15% de UF son estilo loft y el 30 % apto profesional. “Tenemos en etapa de proyecto dos emprendimientos más en la zona, fuera del distrito tecnológico, pero dentro de su área de influencia, para tratar de captar al público que requiera viviendas cerca de su trabajo sin necesidad de costear un sobre costo por estar dentro del distrito”, afirmó Daniel Vega, director de Debaires.

Si bien el perfil de empresas es variado, hay una gran cantidad de pymes y profesionales relacionados a los servicios de tecnología que buscan ubicarse en la zona para ser más competitivos. El impacto del Distrito en el sector inmobiliario no se detiene y el mercado de oficinas continúa su desarrollo sostenido. “Los valores de los terrenos aumentaron considerablemente, pero aún resulta atractivo para realizar inversiones inmobiliarias, ya que las rentas para los inversores son un resguardo seguro”, aseguró Vega.

Y al margen de los proyectos privados, desde lo público, se destaca el desarrollo del nuevo edificio corporativo del Banco Ciudad diseñado por uno de los arquitectos más importantes del mundo: Norman Foster. El edificio tendrá 10.500 m2 de oficinas y albergará a 1350 trabajadores. Tendrá estacionamiento cubierto para 400 autos y bicicletas, auditorio para 300 personas para uso interno y comunitario, con certificación ambiental LEED Silver. El edificio se desarrollará bajo normas LEED, categoría Gold.

Balance y proyección

El interés de empresas por radicarse en la zona ha motivado a diferentes desarrolladores a invertir y generar productos de oficinas para contener y poder cumplir con las necesidades de esta demanda. El ministro de Desarrollo Económico porteño, Francisco Cabrera, aseguró: “La inversión en infraestructura ha generado además incentivos para los desarrolladores orientados al mercado residencial. Esto se debe a obras como la puesta en valor del Parque de los Patricios, la inauguración de nuevas estaciones de la línea H del subte y la creación de la nueva comisaría de la policía metropolitana. Se esperan crear 30.000 puestos de trabajo afectados a las radicaciones de empresas Tics en el Distrito Tecnológico dentro de los 10 primeros años; de esta forma, se promueve incentivar a la industria de las Tics, generar un cluster de la industria y consolidar el proyecto de transformación urbana de esta zona”.

Un edificio inteligente contempla el aprovechamiento de los espacios, el uso racional de la energía, el diseño de áreas comunes funcionales para las actividades que realizarán quienes lo utilicen y la adecuación estética al lugar donde esté emplazado. La ley 2972 en su artículo 27 contempla un programa de subsidios para construcciones bioclimáticas dentro del distrito. Existen dos grupos de medidas de construcción sustentable aplicables a la realidad de esta zona: criterios de ahorro y eficiencia ernergética para edificios existentes y criterios de diseño y construcción sustentable para los nuevos. “Para el primero se tendrán en cuenta las reformas o transformaciones de edificios existentes en el Distrito, de acuerdo con lo establecido por el Código de Edificación de la ciudad, que representen un costo de al menos 5% del valor fiscal del inmueble al momento de aplicación al Programa de Promoción, y que produzcan una mejora en la eficiencia energética de la construcción sobre la que se asientan”, explicaron desde el ministerio de Desarrollo Económico.

Fuente:”Reporte Inmobiliario”.

~ por Gama Propiedades en 30 mayo 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: