Los riesgos de perder plata con un alquiler

ciudadblog-690x450

En el universo de las inversiones tenemos dos grandes mundos: renta fija y renta variable.
Y los inmuebles están clasificados, con toda razón, como renta variable.

A muchos esto les puede causar extrañeza, porque para la mayoría de quienes recién se acercan o “tocan de oído” en el mundo de las inversiones el real estate es una de las inversiones más seguras que existen.

Frase clásica: “Comprar un departamento para alquiler y recibir un flujo constante, eso es renta fija. Perder plata es imposible”.

Pero no. Lo cierto es que sí es posible perder dinero invirtiendo en inmuebles para alquiler.
Para entenderlo, lo primero es sacar de la ecuación al inmueble mismo. Es decir, la solidez y seguridad que su propiedad nos otorga.

Una vez eliminado ese espectro podemos pasar a comprender, de verdad, qué es lo que significa “perder dinero”.

Perder dinero, parte I: lo que entra es menos de lo que sale

Una primera manera de entender este concepto es muy simple. Si salimos de un negocio con menos plata de la que entramos, estamos perdiendo plata.

En el caso del real estate, digamos que si compras o construyes un inmueble, luego lo alquilas o no por un tiempo y, finalmente, lo vendes por un valor menos al total de tu inversión (lo que invertiste más el alquiler o alquileres que cobraste).

En este caso es claro, la respuesta es “sí, perdiste plata”. Porque es totalmente posible perder dinero dentro de este concepto, por mucho de que la probabilidad sea baja. Por supuesto, para lograr esta “hazaña” necesitás comprar un inmueble que esté caro respecto del mercado y después ser obstinado al punto de no darte cuenta que necesitas bajar el alquiler para obtener ingresos.

Si pasa eso, al no recibir ingresos seguros te van a comenzar a comer los nervios y terminarás vendiendo el inmueble a cualquier precio con tal de sacártelo de encima.

Así que una vez más: la posibilidad de que todo esto se dé al mismo tiempo es baja, pero no imposible.

Perder dinero, parte II: el peligro aumenta

Ahora, la probabilidad crece si entraste a tu obstinación le agregamos que entraste al negocio con plata prestada. Si el inmueble no se alquila y tenés que empezar a repagar, en ese caso se amplía la posibilidad de tener problemas de liquidez en el caso de no tener una reserva financiera adecuada para soportar la propia porfía.

Es posible que no hayas hecho bien las cuentas respecto del precio del alquiler y que contaras con ese ingreso sí o sí, y en ese caso podrías llegar a tener un flujo de caja negativo respecto de tus gastos corrientes y sea ya tu propio dinero el que comience a escurrir de tus manos.

Sin una reserva financiera la venta apurada se aceleraría aún más, aumentando la pérdida.

Construye un margen de seguridad contra las pérdidas

En general, la mejor recomendación en estos casos es construir márgenes de seguridad.
En primer lugar, claro, es necesario tener reservas financieras. Algunos recomiendan siempre tener ahorros para vivir, por lo menos, seis meses sin tener ingresos. Ya que, sin eso es más difícil contar con el capital necesario para iniciar una aventura financiera.

En segundo lugar, calcular con suficiente “aire” que la tasa de retorno del inmueble que está adquiriendo para alquiler sea mayor a la tasa de financiamiento. Esto es para que, en la eventualidad de que no puedas alquilar el inmueble al precio deseado, tengas el espacio necesario para aguantar.

 

 

FUENTE: http://www.zonaprop.com.ar

Anuncios

~ por Gama Propiedades en 5 septiembre 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: