El crowdfunding gana terreno

•28 mayo 2014 • Dejar un comentario

Imagen

La financiación colectiva suma adeptos en el Real Estate internacional, una oportunidad para muchos.

En su reciente viaje a Buenos Aires, el colombiano Rodrigo Niño, CEO de Prodigy Network, empresa norteamericana creadora del concepto de crowdfunding en Real Estate, presentó la actualidad de este movimiento que cada día suma más adeptos en el mundo.

En el sistema crowdfunding o financiación colectiva, un proyecto se divide en miles de partes iguales, denominado también Fidis (Figura Internacional de Inversión Inmobiliaria), donde los inversores pequeños y medianos, de diversos países o no, colocan su dinero y participan de ese negocio inmobiliario (principalmente en Nueva York), con el aval de una fiduciaria independiente (fondo profesional administrador de capital) que administra esos recursos. En el caso de la firma es FTI Consulting, que asegura la transparencia, minimiza los riesgos y elimina el fraude.

Según el representante, el crowdfunding nació en 2008 por la crisis en Estados Unidos, cuando los grandes inversionistas institucionales como los fondos de pensiones y los magnates refugiaron su capital en tres activos: bonos del tesoro, oro y activos comerciales.

“Las propiedades que generan flujo son hoteles, edificios de oficinas y centros comerciales, y vimos que los grandes inversionistas no compraron fondos multiactivos, no invirtieron en los famosos Reits (REIT: Real Estate Investment Trusts en Estados Unidos), sino que buscaron la protección de activos específicos, donde el inversionista que quería entrar, por ejemplo, con 200.000 dólares, no tenía acceso por la simetría entre el tamaño del activo y su valor. Sucede que como comprar con esa cifra un proyecto de 120 millones no era posible, no había un vehículo para tal efecto. Y sólo podía invertir en acciones, bonos, commodities y en Real Estate, en propiedades con un retorno entre el 4 y 7 por ciento”. Así Niño creó un fondo monoactivo con proyectos específicos de grado institucional. “Antes, estas inversiones eran sólo para los magnates, pero con esta cuarta categoría de inversión damos acceso al pequeño y mediano inversor no institucional que quiere comprar este tipo de inmuebles para renta y valorización con sus 200.000 dólares. Pasa de un retorno del capital de inversión en dólares del 7 % a un norte del 15% por renta y por valorización. Se cambia el panorama de las inversiones completamente.”

GRANDES PROYECTOS

Ante la aceptación internacional, la firma abrió la división para el cono sur Prodigy Network Latam en Montevideo, Uruguay. Allí presentó una nueva clase de activo que “permite invertir comprando parte de los grandes proyectos inmobiliarios de grado institucional en Estados Unidos mediante un portfolio personal o un broker financiero. Según el proyecto de Real Estate en EE.UU. se participa con montos desde 100.000 dólares mediante una nota estructurada al broker o banco de inversiones. Hay un administrador independiente que asegura la aplicación de los fondos en la compra y el desarrollo del inmueble”. El creador del crowdfunding destacó que los compradores y el mercado en América del Sur son cada vez más sofisticados, y aceptan muy bien este sistema. “Hay ticket desde 50.000 dólares, pero la inversión promedio es de 200.000 y se hace desde cualquier lugar del mundo. En Estados Unidos hicimos el proyecto AKA Wall Streat con inversionistas de 6 países, un ticket de 250 promedio y una inversión de 30 millones de dólares. Como activo institucional, un fondo de pensión invirtió 16 millones y un banco, 72 millones (como crédito). Hubo acceso a tasas de interés muy bajas, el banco prestó el capital a Libor + 2 fija por 5 años, y fue un apalancamiento positivo. Un inversionista retail nunca tendría acceso a esto.”

Finalmente “tenemos una oferta global mediante el crowdfunding en los mejores desarrollos inmobiliarios, como el 17 John Hotel de Manhattan, porque queremos dar acceso al inversionista retail a las ligas mayores del Real Estate de Estados Unidos; es un momento interesante porque las tasas aún están bajas, es el momento de comprar. Entonces, ¿por qué no comprar lo mejor?”, concluyó.

Prodigy Network tiene su casa matriz en Nueva York. Representó proyectos como Trump Soho, William Beaver House y Centurion.

En 2009, mediante crowdfunding reunió a 4200 inversores y recaudó más de 200 millones de dólares para financiar en el centro de Bogotá, Colombia el BD Bacatá, el rascacielos más grande de ese país..

FUENTE: 

http://www.lanacion.com.ar/1694105-el-crowdfunding-gana-terreno

Desmienten ajustes del 50 por ciento en los alquileres de viviendas

•28 mayo 2014 • Dejar un comentario

Imagen 

La oferta, tanto en la Capital Federal como en el Gran Buenos Aires, es muy amplia y, en consecuencia, no hay lugar para las subas de los contratos, afirmó el vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, Armando Pepe.

“El 50 por ciento (de ajuste) fue tapa de un matutino porteño este fin de semana, pero en ningún lado la nota dice eso. A veces inflan las cosas no sé con qué objetivo”, señaló Pepe en referencia a un artículo publicado el domingo último en Clarín.

El dirigente aseguró que “los alquileres no tienen nada que ver con la inflación. Aquí en nuestro país esos valores los determina la ley de oferta y demanda, y hoy no se puede hablar de ajustes que superen el 25/30 por ciento” para nuevos contratos.

“La realidad es que en el mercado argentino las locaciones se están renovando con ajustes de entre 20/25 por ciento. Algunos propietarios piden el 30, pero son los menos”, dijo en declaraciones a Télam.

Al respecto, explicó que “cuando el inquilino que está trasponiendo (renegociando) un contrato de 24 meses y el alquiler que está pagando es prácticamente el de mercado, el propietario prefiere no ajustar el primer año y aplicarle un 30 por ciento para el segundo año para ir equiparando las cosas”.

En ese sentido, Pepe fue categórico al afirmar que “en el mercado argentino no existen hoy alquileres con aumentos de más de 50%” de lo que se venía pagando.

Remarcó que “hay mucha oferta. Desde la Cámara Inmobiliaria tenemos tabulado que entre 30 y 35 por ciento de los edificios nuevos se vuelcan al mercado locativo”.

“De modo que hay mucha oferta -insistió-, pero también los sueldos, los ingresos de la gente son los que le ponen el techo a cualquier negociación de contrato, porque no pasa sólo por el monto del alquiler mensual, sino que aumentaron todos los insumos que corresponden a una vivienda: expensas, gas, luz, agua, ABL”.

En otro orden, el titular de la inmobiliaria Armando Pepe señaló que “históricamente el monto de la locación de alquiler de vivienda representaba el 1% del valor de la propiedad. Hoy esa relación es de 0,40/0,35 por ciento mensual”.

En ese sentido, explicó: “Hay propietarios que me dicen que esa rentabilidad es bajísima, y yo les digo que no, porque representa una renta de 5% anual, y un 5% anual en dólares es muy buena renta aquí y en cualquier lugar del mundo”.

Pepe también despejó algunas dudas respecto de que se estarían pactando nuevos contratos de alquiler por el término de un año. “De ninguna manera, la ley dice que los alquileres para vivienda tienen un plazo mínimo de dos años, y en el caso de locales, tres años. La ley sólo permite plazos menores en caso de alquileres temporales”, precisó.

Aseguró que en el sector “no existe morosidad, ni tampoco muchos desalojos, en resumen no hay conflictividad”.

“Hoy los inquilinos quieren vivir dignamente, poder pagar su alquiler y el propietario obtener una renta razonable”, concluyó.

 

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201405/61989-desmienten-ajustes-del-50-por-ciento-en-los-alquileres-de-viviendas.html

Casas con forma de árboles cúbicos en Holanda

•28 mayo 2014 • Dejar un comentario

 

Imagen

 

En Rotterdam, una urbanización de los 70 parece un bosque de cubos. Hoy, cobra nueva vida con la reforma de dos piezas importantes del conjunto, una se convirtió en un hostel y la otra, en una prisión vip para los últimos años de condena. La nota completa en la edición impresa de ARQ del 27 de junio. Por Miguel Jurado.

En la década del 70, en Holanda, el arquitecto Piet Bloom desarrolló una llamativa tipología de viviendas llamadas Casas Cubo. Dos conjuntos de estas viviendas experimentales se construyeron en las ciudades holandesas de Rotterdam y Helmond. Para el diseñador, su proyecto se basaba en un concepto inusual para la época: “Vivir en un techo urbano”.

Los llamados Cubecomplex resultaron complejos muy densos pero con mucho espacio libre en la planta baja. La idea de Bloom nació de un trabajo geométrico complejo. Al inclinar los cubos como si estuvieran parados en sus vértices, el holandés consiguió espacios interiores singulares y una posibilidad de agrupamiento que permitía mayor uso del espacio público. A su vez, la disposición de los volúmenes permitía que las cubiertas tomaran la forma de un techo convencional a 45 grados. Es decir, lograba una ligazón con la tradición holandesa sin reproducir sus tipologías. Por otra parte, Bloom dotó a las viviendas de un estrecho pie de apoyo central, una pequeña pata de planta hexagonal que oficiaba de columna y terminaba por darle a cada vivienda la forma de un árbol. Para Bloom, el conjunto representaba un pueblo dentro de la ciudad, donde cada casa era un árbol, y todas las casas juntas, un bosque.

 

La metáfora social y comunitaria hizo de estos barrios los preferidos de artistas y bohemios. Sin embargo, hace unos meses dos secciones del barrio construido en Rotterdam fueron destinadas a convictos en sus últimos años de condena. Bloom construyó tres versiones de este tipo de viviendas. En 1974, en la ciudad de Helmond se levantó un barrio con 18 casas rodeando un teatro que fue destruido por un gran incendio hace 3 años. En Rotterdam, en 1977, se construyó el barrio Cubecomplex diseñado como parte de un plan de 55 casas, de las cuales sólo se construyeron 39. El conjunto se encuentra en Overblaak Street, al lado de la estación de subte de Blaak. Hoy está formado por 38 cubos pequeños y dos de los llamados Super Cubes, todos conectados entre sí. La superficie total de cada departamento es de 100 metros cuadrados , pero casi una cuarta parte del espacio no se puede usar debido a las paredes que se encuentran bajo los techos inclinados. Los dos Super Cubes resultaron poco prácticos, muy grandes y oscuros. Sin embargo, bajo la dirección de la fundación Exodo, uno de los enormes cubos ya está siendo usado como vivienda por 20 delincuentes en la etapa final de su condena. Desde la finalización del barrio, en 1982, los Super Cube estuvieron la mayor parte del tiempo vacíos. Pero, el estudio de arquitectura Personal logró solucionar los principales problemas del edificio. Primero convirtieron una de estas estructuras en un hostel, ahora, la otra, en residencia carcelaria.

PARA VER MÁS IMÁGENES, DIRIGIRSE A LA FUENTE :

http://arq.clarin.com/arquitectura/Viviendas-arquitectura-Holanda_0_1145285884.html

Oficinas con amenities

•21 mayo 2014 • Dejar un comentario

Los hábitos sociales van cambiando y esto se refleja no sólo en los espacios residenciales, sino también en los sectores destinados al trabajo. En los últimos tiempos, tal vez motivado por los empleados más jóvenes, los edificios de oficinas fueron incorporando nuevos servicios que exceden lo netamente laboral. Según los especialistas se están observando grandes cambios en la forma de entender el trabajo no sólo en nuestro país, sino también en el resto del mundo.

Imagen

Los desarrolladores son conscientes de que el diseño de los espacios de trabajo tiene un impacto directo sobre el ánimo, la satisfacción y la productividad de las personas. “Actualmente, en un mercado de trabajo hipercompetitivo, las empresas están buscando métodos alternativos a la remuneración como una forma de incentivar, motivar y retener a sus empleados. Por eso cada vez es más común encontrar en los nuevos inmuebles salas de descanso, espacios multiuso, gimnasio, salas de brainstorming, guardería y sala de lactancia. Estas son sólo algunas de las propuestas más comunes de los nuevos entornos laborales”, afirmó Victor Feingold, CEO y director regional de Contract.

Y agregó: “Es necesario buscar nuevas fórmulas de compensación que promuevan que los trabajadores se sientan a gusto en la empresa y así decidan quedarse en ella. Un empleado ya no busca sólo las mejores condiciones salariales, sino que además aprecia otras características de la compañía como su cultura corporativa, un ambiente de trabajo estimulante, la flexibilidad horaria o la inversión en formación, además de otros beneficios que hagan más amena su tarea diaria”.Por todo esto es que resulta fundamental.

En este sentido, la innovación en áreas alternativas o amenities cumple un rol fundamental. Según un informe proporcionado por la International Facility Management Association sobre los amenities en el lugar de trabajo, los más usuales son: salas de descanso (93%), espacios multiuso (72%), gimnasios (54%), servicios de cafetería y comida (52%), guarderías y salas de lactancia (50%), y salas de estar (39 por ciento).

PROMOVIENDO LA SALUD

Muchas organizaciones están tomando medidas para desarrollar un ambiente de trabajo que incentive las conductas saludables. “Por eso las empresas cada vez más buscan estimular la actividad física por medio de clases de yoga o gimnasios, por ejemplo. También se busca fomentar desde los comedores o cafeterías empresariales la alimentación sana ofreciendo opciones saludables. Está demostrado que la inclusión de programas de salud en el trabajo tiene una serie de resultados económicos y empresariales altamente positivos. De manera directa se observa una mejora del estado de salud general y del estado de ánimo, y se reducen las lesiones y los accidentes relacionados con el trabajo; a su vez, estas políticas influyen en la reducción de ausentismo, del aumento de la productividad y hasta mejora la imagen corporativa”, dijo Feingold.

Es más, las nuevas generaciones de directivos, muchos integrantes de la Generación Y, consideran que la diversión en el lugar de trabajo es un requisito, no sólo un beneficio. Por lo tanto, las empresas comienzan a reconocer la necesidad de crear un ambiente laboral lúdico y creativo para reclutar y retener una talentosa plantilla. Algunos estudios también sugieren que la diversión en el lugar de trabajo es una herramienta de bajo costo para mejorar el sentido de pertenencia, al mismo tiempo que promueve la satisfacción laboral y mejora el estado de ánimo de los trabajadores. Las actividades lúdicas pueden ser una liberación necesaria para combatir el estrés en la oficina, contribuir en el aprendizaje, aumentar la productividad y bajar los niveles de ausentismo..

Fuente: Diario La Nación

http://www.lanacion.com 

Casonas devenidas restaurantes

•25 marzo 2014 • Dejar un comentario

Con un mercado gastronómico que este año se perfila más competitivo, más sofisticado, pero con márgenes de rentabilidad más bajos, un nivel de gasto que ha disminuido y cambios en los hábitos de consumo, resulta importante diferenciarse. “Los restaurantes en casonas antiguas constituyen una primera diferenciación en el hábitat para lograr un clima, un servicio, una atención muy personalizada, pero que siempre requiere de la existencia de una buena cocina”, destacó Roberto Brunello, presidente de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra).

ps2

Las casonas antiguas ofrecen una muy buena oportunidad para realizar inversiones gastronómicas. La instalación de los locales en este tipo de inmuebles les aporta una identidad singular a cada uno, y muchas veces se puede lograr un mejor precio de locación según el estado de la casa y la inversión necesaria para su reciclaje.

“En general, las casas a reciclar para uso gastronómico están formadas por una serie de espacios que es conveniente combinar para obtener ligares más grandes y sin divisiones. En gastronomía se prefieren los espacios abiertos porque necesitan de menor estructura en recursos humanos para su funcionamiento y permiten una visión integrada de todo el negocio”, explicó José Jurafsky, consultor inmobiliario gastronómico, director de la consultora especializada en fondos de comercio y locales gastronómicos Foodconsulting.

A su vez, instalarse en un lugar de estas características apela a las vivencias y lo emocional de los comensales. “Las casas antiguas tienen una identidad por sí solas, poseen un estilo y son comunes a todos nosotros, ya que todos conocimos una en nuestra infancia: la de un abuelo, tío o amigo de la familia, y traen buenos recuerdos”, comentó Alejo Crispiani, dueño de Jacarandá, restaurante instalado -desde hace cinco años- en una casona antigua de Caballito, en del Barco Centenera 383. Además, estos inmuebles pueden ser claramente diferenciables con respecto a las construcciones actuales, que se incrementan constantemente, lo que facilita distinguirlos de las demás ofertas y hasta convertirse en un punto de referencia.

Al respecto, Guido Sosto, dueño del restaurante Guido, en Cerviño 3943, desde hace 14 años, destacó: “La casa Guido es la última en su tipo en una cuadra y en un bulevar que tenía hace no más de 20 años sólo dos edificios, y hoy sólo queda Guido, la casa, y por consiguiente es una rareza que debemos cuidar y proteger”.

Con obras que pueden llevar desde algunos meses o años, dependiendo del estado del inmueble y de las modificaciones que se tengan que realizar para una óptima funcionalidad, los costos se pueden incrementar de un 20 a un 30%, con respecto a la refacción de un local comercial.

La remodelación de Jacarandá, cuyo costo aproximado fue de 2000 pesos por m2, llevó entre tres y cuatro meses, durante los que se modificó toda la estructura de la casa para transformarla en un local gastronómico y que sea operativamente cómoda para trabajar y disfrutar, siempre manteniendo la esencia, que es dar la sensación de entrar en una casa.

Por su parte, la casona donde se encuentra Raíces, en el barrio de Saavedra, en Crisólogo Larralde 3995, requirió de casi dos años de trabajo, en los que se la reconstruyó a nuevo, manteniendo la imagen de las paredes externas y la fachada, y dejando un espacio interno libre de 150 m2. El trabajo incluyó la eliminación de los sótanos y todas las subdivisiones internas, así como la construcción de los baños y el techo.

Al respecto, Mario Pinnel, su actual dueño, comentó: “La reforma fue realizada por el dueño anterior, con lo que no conocemos el costo exacto. Debe haber rondado los 500 dólares el m2”. Por su parte, en Guido, los trabajos se centraron en el interior de la casona. Se tuvo que trabajar desde las paredes, pisos, cielos rasos, cables, caños, baños nuevos, vestuarios, patio interior hasta el mobiliario, entre otros, además de invertir en toda la infraestructura gastronómica necesaria.

A pesar del aumento, esto se puede transformar en algo positivo; ya el estado del inmueble, para su posterior reciclaje, puede ser un elemento de negociación en el precio de locación. “Los dueños de estas propiedades -que son transformadas y recicladas a nuevo- reconocen la inversión realizada por los emprendedores, bajando en forma importante los costos de locación con respecto a la misma cantidad de m2 de un espacio que no hubiese requerido reciclado, premiando de alguna manera al inversor y reconociendo ese esfuerzo con alquileres más bajos”, amplió Jurafsky.

Así pasó con Jacarandá, ya que la casa estaba en mal estado, por lo que se pudo negociar el precio de locación, comparado con un local comercial.

Valores y costos

En cuanto a las zonas más buscadas se encuentran las tradicionales para los desarrollos gastronómicos, como Palermo, Las Cañitas, Belgrano, Barrio Norte, Caballito, San Telmo y Recoleta, además de los barrios que tengan mayor densidad geográfica.

Los precios de locación varían entre los 8000 y 12.000 pesos mensuales para Palermo, Las Cañitas, Belgrano y Barrio Norte; de 8000 a 10.000 pesos mensuales para Caballito; de 6000 a 10.000 pesos mensuales para San Telmo, y de 10.000 a 18.000 pesos para Recoleta. Acerca de estos costos, Jurafsky dijo: “Hablando de una casona tipo de las que se encuentran en los barrios de Buenos Aires, con una antigüedad de 60 años promedio, de entre 220 a 350 m2, el precio varía según la superficie de la casa”.

Fuente: Diario La Nación

http://www.lanacion.com

Miami: el Real Estate, en plena expansión

•3 febrero 2014 • Dejar un comentario

El flujo de inversiones hacia la ciudad es incesante y llegan proyectos de altísima calidad con firmas de prestigio mundial

Imagen

Miami brilla con intensidad y es el centro de las miradas donde las inversiones fluyen como en los mejores tiempos de esta ciudad que siempre sorprende, se renueva, se transforma. Miami es sinónimo de lifestyle, negocios, turismo, creatividad, gastrononomía. Ahora también la cultura y el arte concentran el interés de millones de los turistas. Siempre cosmopolita es el lugar donde todos quieren estar para adherir a tendencias y modas, a las noticias tecnológicas que inspiran a developers para aplicarlas en los edificios cada vez más sofisticados. Tanto como sus amenities, que la gente aprecia y aprueba porque tienen todo a mano al llegar a sus casas como el elevador que lleva el auto hasta el propio piso, las piscinas con jardines zen, piscinas en la propia terraza. Smart buildings, terrazas superespaciosas, gimnasios de avanzada. Y más, mucho más….

El Real Estate despliega su creatividad, afianza los negocios. Y contagia optimismo. Sandy Ruiz P.A, Sales Executive, de Key International Sales, explica: “Una zona clave es Brickell, que se va a transformar por el impacto del retail de City Centre. Los dueños de Bal Harbor se han unido con City Centre y sumarán 70.000 m2 de tiendas y restaurantes de lujo en Brickell, donde hace 10 años era sólo un área de oficinas. Ahora convergen allí tiendas exclusivas, oficinas, hoteles 5 estrellas, y residencias. Será muy completa y todavía muy accesible cuando se la compara con las grandes ciudades del mundo”.

Cada zona es diferente, lo mismo que las tipologías. Por ejemplo, en Brickell y Sunny Isles permiten edificios de gran altura, pero en Miami Beach la altura está muy restringida. En Brickell hay demanda para varios proyectos mixtos: residencial, hotel y oficina. Pero en Sunny Isles la demanda es sólo residencial. Dice Ruiz que “entre los proyectos que se destacan es el que desarrolla Key International, 1010 Brickell que cuenta con amenities increíbles: piscina en el último piso con vista al mar, piscina térmica cubierta, teatro al aire libre, canchas de básquetbol, tenis, spa privado, squash, pista atlética… Marca la diferencia vivir en el centro de una ciudad y tener todo ese equipamiento en la casa. Por eso, el proyecto ha sido tan exitoso; era una propuesta que se necesitaba en Brickell”. Sandy Ruiz está convencida que la Miami que fascina hoy es la que además ofrece espectáculos, eventos. “Aquí hay cada vez más arte, teatros, museos. Por ejemplo se organiza Art Basil, la feria de arte contemporáneo más grande del mundo. También hay tiendas y ferias de arte. Miami se ha vuelto un destino en el mundo artístico.” En Brickell los precios alcanzan como en este caso los 6500 dólares por m2.

Bien altos

Adriana Faerman, Broker Associate ONE Sotheby’s International analiza el momento y revela los lugares en ascenso: “Algunas de las que soprenden son Mid Beach, Surfside, Bay Harbor y Fort Lauderdale. En Mid Beach están construyendo Beach House 8, Edition, y Faena que venden en los precios más altos que se han visto en Miami, por cifras millonarias. En Surfside están Surfclub y Chateau Ocean. En Bay Harbor hay otros como Kai y, en Fort Lauderdale hay más de siete proyectos nuevos que se están lanzando como el nuestro Privage.”

Según su análisis, “el mercado contempla mucha actividad hasta el sector de Bay Harbor y Edgewater en Miami-Dade y hacia Fort Lauderdale en Broward county”. Miami es un imán para inversores que llegan desde el norte de los Estados Unidos, Canadá, España y Rusia. O desde Brasil, Venezuela, Argentina, México, Italia, Francia, Portugal, Alemania, Turquía y China. Faerman explica que “el mercado comercial continúa creciendo con complejos mixtos, como Brickell City Centre en Miami y varios proyectos de edificios de oficinas en la zona de Aventura. Sin embargo, el target residencial está en pleno apogeo”. Y para marcar la diferencia lo más preciado de la arquitectura internacional destaca a todas luces los proyectos impactantes de Zaha Hadid, One Thousand Museum; el Ritz Carlton Residences-Miami Beach, y el Surfclub, de Surfside. Y Armani en Sunny Isles, diseñado por Cesar Pelli. Coincide con Ruiz que aún hoy “mucha gente no se dio cuenta de que Miami creció y se ha convertido en el centro multicultural con varios museos de categoría internacional, como el Bass Museum, el Perez Museum y la zona de Midtown, Wynwood y el Design District. Se afianzan los eventos de cine internacional en Fort Lauderdale y en Miami, además de los artistas internacionales que llegan al Adrien Arscht Center en Downtown, al Bank Atlantic Center en Sunrise, la Winter Music Conference, Ultra y el Wine and Food Festival; sin olvidar los eventos deportivos como el Orange Bowl, el Basket, Tennis International en Key Biscayne y los eventos de música y deportivos en American Airlines Arena. También en Fort Lauderdale Boat Show y del Miami Beach Boat Show que atrae a apasionados de la náutica de todo el mundo; el Beach Polo en South Beach y Polo en Wellington, Palm Beach. Acerca de los valores de la zona considera que se han acomodado; los proyectos nuevos alcanzan los 4800 dólares a 5200 dólares el m2 para subir a 5800 dólares y más en edificios de lujo. En Bay Harbor estos emprendimientos sobre la bahía y el canal parten de los 4500 a 5000 dólares el m2. En los de lujo en Bal Harbor ya muestran cifras por encima de los 10.000 dólares el m2 para superar los 15.000 dólares en los edificios más suntuosos. En Sunny Isles, los precios superan los 7000 dólares el m2 para preconstrucción en edificios para un target orientado al lujo.

La mirada de Daniel Obetko, director comercial de HQ, muestra a esa Miami “que crece básicamente hacia el Norte, con dos aguas: el océano Atlántico, sobre el que están las playas, y la intracostal con la bahía de Biscayne incluida. Sobre la primera el crecimiento hacia el Norte superó a la propia Miami; está creciendo ya en Hollywood y Fort Lauderdale. Pero el gran desarrollo surge sobre la segunda agua en Midtown, a la altura de la bahía de Biscayne. Además de ese gran polo de desarrollo estructurado sobre el Boulevard de Biscayne, se colman los espacios disponibles en West Brickell y en Downtown con fuerte resurgimiento”.

 

“Como en todas las grandes ciudades, los edificios ganaron altura: hay varios proyectos residenciales en obra de alrededor de 50 pisos, pero el edificio más alto de Miami será One Brickell City Centre, que tendrá 64 pisos. Es mixto e incluirá un hotel Four Seasons, oficinas, departamentos y comercios.El proyecto es de Arquitectónica, uno de los estudios más importantes con escala global”. La playa siempre conserva su encanto desde South Beach a Sunny Isles, y también gran parte de la demanda busca Brickell y Midtown. Entre los proyectos más interesantes figuran en Brickell Le Parc, Echo, Nine, 1000 Museum, Bickell Heights; en la playa Chateau Beach, Faena House, Jade Signature, Hyde Beach. En Midtown, Baltus House, Paraíso Bay, Biscayne Beach, MidBlock y Midtown 4.

 

Dice Obetko: “Hay varias Miami: sobre la playa, desde Key Biscayne y South Beach, pasando por Bal Habour hasta Sunny Isles y Hollywood, además de Brickell y Aventura. Menos conocidas, donde viven los habitantes locales como Coral Gables, Coconout Grove y Boca Ratón. En dos décadas Miami dio un giro formidable, ciudad internacional donde lo cultural y la gastronomía pisan fuerte. Además está en un proceso de valorización. Los precios de los proyectos están como en los tiempos de precrisis. El m2 sobre la playa parte de los 10.000 dólares; en Brickell, 5000/6000 dólares y el Midtown, a partir de 4500 dólares. A mi entender, la Torre Armani, en Sunny Isles, proyecto de César Pelli, será el edificio más sofisticado de la ciudad”.

Fuente: Diario La Nación

http://www.lanacion.com

Puerto Madero suma 26 torres y cambia el horizonte porteño

•27 enero 2014 • Dejar un comentario
Todas tienen más de 20 pisos, y modifican definitivamente el perfil de la zona costera. Por un lado se desarrolló un nuevo barrio, pero también se generó una suerte de barrera entre la Ciudad y el río.

Imagen

No sólo es el barrio más nuevo, también el más caro y el más alto. Con la construcción de dos torres en marcha, Puerto Madero tendrá 26 edificios de más de 20 pisos. Así, el perfil urbano de la Ciudad en su zona costera terminará de afianzar un “murallón” que la separa del río, pero que salta hacia el aire con edificios ultramodernos, incluido el que será el rascacielos más alto de Sudamérica.

Esa la Alvear Luxury Tower, que con sus 56 pisos en 325 metros se convertirá en el edificio récord, con unidades de hasta 500 metros cuadrados y todos los servicios. Estará terminada en dos años y hará juego con el hotel Alvear Puerto Madero, que tendrá 32 pisos.

Estas dos moles se sumarán a las 24 torres que ya existen en el barrio. Hay de todo: desde la elogiada torre YPF, diseñada por el célebre arquitecto César Pelli y que incluye un jardín de invierno, hasta la torre Chateau, cuyo diseño despertó críticas de especialistas, pasando por las vanguardistas torres Mulieris o el Madero Office, sede del banco ICBC y uno de los primeros edificios verdes porteños.

Aunque originalmente en Puerto Madero no iba a haber torres. El master plan presentado en 1992 impulsaba la recuperación de los viejos docks del puerto para convertirlos en los actuales edificios de restoranes y oficinas, entre otros usos. Pero en 1996 la Legislatura porteña modificó el Código de Planeamiento Urbano y permitió la construcción de edificios en altura en la zona este del barrio. Así, Puerto Madero está hoy dividido en sectores claramente diferenciados: los docks, el espejo de agua de los canales, una línea de edificios de no más de siete pisos, el bulevar Juana Manso y la zona de las torres, que a su vez están concentradas en los diques 2 y 3.

Salvo cuando la economía más apretó, la venta anticipada de los departamentos en las torres siempre funcionó bastante bien, incluso pese a los precios: hoy el metro cuadrado en estos edificios premium ronda los US$ 7.000. Se explica sólo por la especulación inmobiliaria, porque Puerto Madero está casi vacío: el Censo de Población de 2010 detectó 4.720 habitantes, y aunque desde ese año seguramente más gente se mudó, parece difícil que se haya alcanzado la proyección de 16.800 habitantes que manejaba la Corporación Puerto Madero para la actualidad.

¿Era necesario permitir el avance de las torres –un símbolo histórico de poder y riqueza–?, ¿Convenía incentivar la construcción en altura y armar un muro visual entre la Ciudad y el río? Los especialistas están divididos. Luis Bruno, decano electo de la Facultad de Arquitectura de la UBA publicó en el suplemento de Arquitectura de Clarín su opinión y se propuso “llamar la atención sobre el enorme daño ambiental, social y urbano que viene produciendo la proliferación de torres de perímetro libre en Buenos Aires. Como se viene aplicando, este formato preferido por los desarrolladores para atraer al segmento socioeconómico más alto, no hace más que depredar el tejido urbano y la calidad de vida en la Ciudad. No es cierto que las torres responden a la necesidad de densificar. Vive dos y tres veces más gente en una manzana de Barrio Norte, con los edificios de altura homogénea apareados uno al lado del otro, que en una de esas manzanas ocupadas por grandes torres. Y las calles son más amigables y seguras cuando se suceden puertas de acceso y comercios, que las que rodean a estas fortalezas generalmente amuralladas”.

Carlos Lebrero, director de la maestría de Gestión Ambiental Metropolitana (UBA), lo ve distinto: “Las torres serán problemáticas en Palermo Viejo u otros barrios, pero en Puerto Madero no generan una distorsión. La Ciudad necesita la mayor cantidad de formas para sus distintas funciones, y los edificios en altura permiten mejor manejo de energía y crecimiento”.

Enrique García Espil, autor de uno de los proyectos que terminó formando parte del master plan de Puerto Madero y ex presidente de la Sociedad Central de Arquitectos, explicó que “las torres son un tipo de edificios, hay mejores y peores. Lo que funciona mal es mezclar torres con casas o edificios bajos. Sí coincido en que lo que no funciona bien es que la torre esté detrás de una reja y un espacio vacío”.

Es que en Puerto Madero las torres no están a la altura de la línea municipal de la vereda, sino retiradas al interior de la manzana. Así, se rompe la continuidad de la vereda. Distinto es el caso de otras ciudades. El Empire State de Nueva York, uno de los rascacielos más emblemáticos del mundo, tiene en su base locales a la calle como cualquier otro edificio. Y el Burj Khalifa de Dubai, que con 828 metros es el edificios más alto del planeta, está dentro de un complejo de acceso libre que incluye un shopping, restoranes y hasta piscinas de aguas danzantes.

Fuente: Diario Clarin

http://www.clarin.com

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.043 seguidores