“Vienen los 10 mejores años para invertir en la Argentina”

•23 diciembre 2014 • Dejar un comentario

2_gaitan.jpg_274898881-300x225ARGENTINA – Lo sostuvo el empresario Adolfo Cioffi, quien planea construir en la costa argentina un megaemprendimiento. La obra incluirá 32 edificios de viviendas, que levantará frente al mar y podrán albergar a 13.000 personas.

Adolfo Cioffi es de esos empresarios que cultivan el bajo perfil. Manteniéndose lo más lejos posible de los flashes, se erige como la cabeza de una megaempresa, que se diversifica día a día. Si bien desde 1992 comenzó a crecer y afianzarse en el ámbito de la construcción –más de 25 edificios llevan su sello–, desde unos años a esta parte invirtió en el área agrícola (posee viñedos y está planificando dos bodegas), en la hotelera (tiene cuatro hoteles y en meses abrirá las puertas de un quinto en Tupungato) y también cedió ante la seducción del ámbito gastronómico y montó cuatro restoranes.

Ahora, mientras proyecta Boulogne, el edificio que se levantará frente al parque General San Martín, apuesta a un megaemprendimiento en la costa argentina, cercano a Pinamar, que podría albergar cómodamente a toda la población del departamento La Paz, ya que tiene previsto alojar a 13.000 personas. Analizando las perspectivas económicas del país, este empresario asegura que “vienen los diez mejores años para invertir”.

–Tiene más de 22 años de experiencia en la construcción, suficientes como para conocer el mercado ¿Cómo ve el futuro cercano para esta industria?
–Yo creo que vienen los diez mejores años de la Argentina. Primero, creo que va a jugar mucho el cambio de expectativas que la gente puede llegar a tener. Todo cambio político lo trae aparejado. Y segundo, las condiciones macro están dadas para que Argentina tenga diez años muy buenos económicamente. Hay que ajustar el tema de la inflación, emitir un poco menos de moneda y hacer eficiente al Estado. Si mirás economías mucho más chicas, como Perú y Bolivia, tienen un desarrollo y nivel de inversión importante. En el tema de la construcción, es muy buen momento para invertir, que es lo que nos decide a nosotros a avanzar con estas tres inversiones (Gran Boulogne, un barrio en Buenos Aires y el proyecto de Pinamar). Hay quienes dicen que las propiedades son muy caras en la Argentina. A esa gente yo le diría que lo comparen con lo que valen hoy con Perú o Bolivia, que son economías más chicas, y verán que los costos acá están muy por debajo de aquellos.

–Suena convencido y hasta convence lo que dice …
–Estoy convencido de que será así y eso es lo que les traslado a mis empleados. Durante 17 años fui entrenador de rugby (lideró el equipo de la Universidad Nacional de Cuyo y también ejerció en Buenos Aires) y en ese momento, como ahora, me dediqué a motivar a mis jugadores, pero no era que les daba una charla bonita. Lo que les decía que hicieran era lo que estaba convencido que había que hacer. Si en ese momento me hubiese tocado jugar, habría hecho eso que les decía. Tan mal no lo hice, porque muchos de esos jugadores trabajan hoy conmigo en la empresa.

–¿Y cómo fue el salto para ingresar al mercado inmobiliario de Buenos Aires?
–Nada fácil. Hace años que estábamos intentando entrar y lo logramos ahora con este proyecto, que planifica prácticamente una ciudad. Está pegado a Pinamar e incluye 371 hectáreas, con 32 edificios de vivienda frente al mar y con centros comerciales y clubes internos. Está planificado para albergar a 13.000 personas. El emprendimiento tiene más de un kilómetro sobre la playa, con arenas muy claras y mucho de bosque, tanto que hemos hecho calles curvas para preservar la arboleda. Un proyecto que supuso unos diez años de trabajo y que va comenzar a comercializarse en marzo o abril próximo.

–¿Cómo se proyecta una megaobra de tamaña envergadura con estas variables económicas?
–En principio, tiene que ver con el segmento para el que va dirigido: un mercado ABC1. Ese mercado sufre menos la recesión y las caídas económicas. Es evidente que el cliente tiene el recurso y si algo le gusta, lo compra. Eso lo hemos visto en Grand Boulogne (el edificio que se levantará sobre la calle homónima, frente al parque General San Martín), del cual abrimos la preventa hace 60 días y ya tenemos un importante nivel de ventas. Pensábamos que iba a repuntar el año que viene. Planeábamos una reactivación para mayo, pero esto nos sorprendió. Por otro lado, hay que romper con una costumbre argentina de mirar el hoy. Hay que mirar más lejos, no hay inversión en el mundo que no se haga a 10 o 15 años. Nosotros miramos más corto. Eso es algo que hay que aprender y que también llega con la estabilidad económica.

Fuente: elinmobiliario.com

La vida en el hogar en el siglo XXI

•22 diciembre 2014 • Dejar un comentario

El grupo UCLA, responsable del libro 32 familias de la clase media de Los Ángeles alrededor de sus hogares, realizó un seguimiento de los movimientos que realizan las personas hoy en día dentro de sus casas.

El estudio indica que la mayor actividad se concentra en 3 sitios: comedor, cocina y habitaciones con televisor ó computadora. En este caso, se plantean porque los americanos ocupan hogares con amplías dimensiones cuando sería más fácil vivir en la mitad del espacio.

¿Cómo diseñarías una casa basándote en el comportamiento de sus habitantes? ¿Qué lugares optimizarías para los que están solteros? ¿Y para los que están en pareja?

Fuente: http://www.wsj.com/news/articles/SB10001424052702304708604577504672437027392?mg=reno64-wsj&url=http%3A%2F%2Fonline.wsj.com%2Farticle%2FSB10001424052702304708604577504672437027392.html

Vinilos decorativos, tendencia en el hogar

•18 diciembre 2014 • Dejar un comentario

Si quieres cambiar, o remodelar, la decoración de las habitaciones de tu casa, la practicidad y modernidad deben jugar un papel fundamental. En muchos casos elegimos opciones que implican un gran esfuerzo, al final no obtenemos el resultado que esperábamos y terminamos desistiendo de ello.

Los vinilos decorativos se han convertido en una opción funcional  para decorar el interior de tu casa (muebles, muros, paredes). Para lograrlo, lo único que necesitas es una superficie donde pegar el nuevo adhesivo, que esté limpia y en perfectas condiciones.

Existen tres tipos de vinilos. Por ejemplo, están los de agua y jabón, que necesitan de estas sustancias para pegarse a la superficie, este tipo de decoración es recomendable para áreas expuestas a luz solar, viento o lluvia; también existen los vinilos adhesivos, que no necesitan de ningún elemento para pegarlos, y por último, los electroestáticos que como su nombre lo indica se adhieren a las superficies con energía electroestática. Cabe resaltar que la ventaja de esta última opción es que en el momento que decida reemplazarlo y retirarlo no dejará rastro alguno.

Es aconsejable que utilices una superficie plana, como un carnet o una tarjeta para que a medida que vayas pegando el vinilo a la pared evites que se formen grumos de pegante o burbujas de aire. Recuerda que este tipo de decoración te da la posibilidad de mantener tu hogar en un constante cambio ya que podrás despegarlos o reemplazarlos fácilmente.

Este tipo de decoración te permite personalizar tu hogar, pues le dará un toque especial a cada uno de los rincones de tu casa. Al igual, en diferentes lugares fabrican vinilos  con la figura, frase o imagen que desees plasmar en las paredes de tu casa.

Fuente: http://noticias.zonaprop.com.ar/

Casas que le hacen bien al planeta

•16 diciembre 2014 • Dejar un comentario

casaecologias01No hace falta que seas miembro de Greenpeace ni un hippie militante: la arquitectura ecológica va ganando adeptos fusionando técnicas sustentables con diseños que tus vecinos van a envidiar (y mucho).

Qué es lo que realmente necesitamos para vivir confortablemente y sin generar efectos negativos en el medioambiente? Esa es la primera pregunta que uno debe hacerse para empezar a entender el concepto de vivienda autosustentable diseñado por el arquitecto estadounidenseMichael Reynolds. El las llamó Earthship (Nave Tierra) y se trata de estructuras habitacionales capaces de ofrecer refugio, energía, agua y comida sin dañar a el planeta.

A fines de los años 70, Reynolds se fue a vivir con su familia al desierto de Nuevo México y construyó la primera Earthship que luego fue replicada hasta crear allí una comunidad. Ese mismo diseño, que ha sido perfeccionado durante los últimos 30 años, le permitió a Reynolds tener su propia empresa, Earthship Biotecture. Este tipo de casas pueden ser construidas en cualquier parte del mundo y se adaptan a todos los tipos de clima. De hecho, ya han sido levantadas a pedido en distintas ciudades de Estados Unidos, así como en India, Haití, Sierra Leona e incluso la Argentina.

Los que hicieron desembarcar una Nave Tierra en nuestro país –la primera de Latinoamérica– fueron los actores Elena Roger y Mariano Torre, quienes se contactaron con Reynolds porque querían mudarse a una casa que fuera respetuosa del medioambiente. Eligieron el lugar más austral de la Argentina, Ushuaia, ciudad natal del actor: la construcción de la casa demandó menos de un mes y se terminó en febrero de este año. Se reutilizaron 350 neumáticos, 5.000 botellas de vidrio, 3.000 latas de aluminio y 2.000 botellas de plástico. A medida que se construía la casa, Reynolds capacitó a más de 70 personas, incluidos arquitectos de Ushuaia, alumnos de distintos países y dos miembros de la comunidad qom La Primavera, de Formosa. “Mariano y Elena quisieron que yo viajara para allá y viera la manera de comenzar con las Earthships en Argentina. Fue una experiencia genial. Detectamos cientos de razones por las que Ushuaia puede ser un verdadero faro en materia de sostenibilidad para el mundo”, cuenta Reynolds desde Estados Unidos, recién vuelto de Europa, donde brindó una serie de conferencias sobre la construcción sustentable.

Al estilo argentino

El entusiasmo que generó la Nave Tierra de Ushuaia hizo que Reynolds quiera volver a la Argentina: “Tenemos un proyecto para la ciudad de El Bolsón que está en etapa de diseño y negociaciones, y es bastante probable que construyamos una Earthship allí también”, indicó Reynolds.

La reciente Earthship del “Fin del mundo” es un paso más en la misión que se propuso este arquitecto estadounidense hace años, la de inspirar a la gente y hacer que se involucren en el cambio. Casa por casa, la idea es “evolucionar la forma en que el ser humano vive en este planeta a través de la evolución de los métodos de vida”. En concreto, se trata de hogares que se calientan y se enfrían de manera autónoma y natural; que son capaces de recolectar su propia energía del sol y del viento; que consiguen su propia agua de la lluvia y el derretimiento de la nieve; que almacenan y tratan sus aguas residuales; que producen una cantidad significativa de alimento y que son construidos con productos de la sociedad moderna, como latas, botellas y gomas de autos.

Todo el concepto gira alrededor de lo que significa la basura en las sociedades actuales y cómo esas enormes montañas de desperdicio que generamos pueden transformarse en refugio, agua, electricidad y comida para cada persona en el mundo. “Creamos una manera natural de limpiar la basura y al mismo tiempo proporcionamos materiales de construcción gratuitos”, explican desde Earthship Biotecture.

El método de construcción adquirió una mayor exposición a partir del trabajo que Reynolds y su equipo hicieron en Haití tras la devastación que provocó el terremoto de 2010. Allí construyeron el modelo que denominan Simple Survival, que redujo los costos de los prototipos anteriores y que brinda los tres elementos básicos ante un desastre natural: refugio, higiene y agua limpia.

Advirtieron en ese proceso que esas son también las necesidades básicas en el resto del mundo y que el precio que hay que pagar por refugio, higiene y agua incluso en los países desarrollados es muy caro. Reynolds y su equipo concluyeron entonces que “lo que es correcto para Haití es correcto para el planeta” y resumieron las necesidades de todos los hombres en seis puntos: un espacio vital confortable, agua, sanidad, energía, comida y reciclado de residuos. Asimismo, los responsables de las Earthships creen que todo eso debe ser alcanzado sin necesidad de hipotecas ni miles de dólares.

“Nos interesa particularmente expandirnos en los países menos desarrollados porque realmente necesitan esta tecnología y no tienen un dogma tan cristalizado ni códigos de edificación o regulaciones demasiado estrictos. De hecho, estamos en contacto con gente de Uruguay, de Perú y de la mayoría de los países de América Latina para llevarles Earthships”, adelanta Reynolds.

La pregunta que surge entonces es cuánto valen estas viviendas. El ideólogo de las Naves Tierra responde que una Global Model Earthship (como la que construyeron en Ushuaia) cuesta prácticamente lo mismo que una casa tradicional, mientras que el modelo Simple Survival puede costar la mitad. La gran diferencia en ambos casos es que una Nave Tierra tiene sus propios sistemas de energía, calefacción, ventilación y tratamiento de aguas residuales, entre otros, con lo cual se pueden reducir e incluso eliminar las facturas de servicios públicos.

Estas casas autosustentables pueden ser construidas en cualquier lugar incluso si no hay servicios en ese área, ya que están diseñadas para recolectar su propia electricidad y agua, para contener y tratar sus propias aguas residuales, para mantener temperaturas agradables en cualquier clima sin usar combustible y para producir una cantidad significativa de alimentos. Las Earthships se construyen con entre un 45% y un 60% de materiales reciclados y la estructura básica está hecha de neumáticos rellenos de tierra apisonada (el diseño también permite usar fardos de paja, hormigón o adobe). Están concebidas de manera inversa a las casas tradicionales, en las que lo que importa es la infraestructura

Fuente: http://www.elinmobiliario.com

Abrió en Escobar un shopping armado con contenedores

•16 diciembre 2014 • Dejar un comentario

shopping-contenedores-Escobar_CLAIMA20141003_0259_27Tiene locales de diseño, gastronomía y oficinas. Buscan ahorrar energía, disminuir la cantidad de desechos y no perjudicar el ambiente. Afirman que es el primer centro comercial del país totalmente sustentable.

Tras siete meses de trabajo quedó inaugurado Quo Container Center. Según sus desarrolladores, es el primer centro comercial del paístotalmente sustentable. Queda en la calle Mendoza al 1600, a la altura del kilómetro 44 de la Panamericana, en la localidad de Ingeniero Maschwitz. Y más allá de títulos promocionales, tiene la particularidad de que fue realizado íntegramente con contenedores marítimos, los mismos que habitualmente se ven en el puerto.

El espacio tiene una superficie de 2.200 metros cubiertos y semicubiertos. Para armarlo reciclaron 57 contenedores de 12 metros de largo que estaban varados en el Puerto de Buenos Aires. Este sistema de construcción, explican, disminuye el impacto ambiental. Además, la estructura está acondicionada para usar energía alternativamediante paneles fotovoltaicos, iluminación de bajo consumo con artefactos de LED que duran más y emiten menos calor, y cuenta con aislación térmica natural que se logra con más de 300 metros de techos y muros verdes. Incluso el complejo dispone de su propia planta de tratamiento de efluentes.

En total, Quo Container Center tiene tres pisos donde se distribuyen 26 oficinas y locales comerciales de marcas de indumentaria femenina y masculina para adultos y chicos, como Elepants; Milagros Bustillo; Cocoricó; Caí en la tentación; Renata Gentilli tejidos; Babushka; La mona viste de seda y Bee Basic Carteras. También hay otros rubros como peluquería, inmobiliaria, estudio de diseño y arquitectura, y diversas tiendas de diseño para el hogar. La oferta gastronómica incluye ocho bares y restoranes de sushi, comida italiana, pizza gourmet y parrilla.

“El hecho de que la totalidad de los locales disponibles hayan sido alquilados indica que el concepto Quo ha tenido una amplia adhesión, consideramos que la repercusión en el público será la misma. Por otro lado, este centro comercial pretende ser el primero de una serie que se concrete en distintos lugares del país”, sostuvo Juan Pablo Rudoni, director y desarrollador de este emprendimiento, que recibió el segundo puesto en el rubro Idea Innovadora en la II edición del premio Liderazgo Sostenible otorgado por la Cámara de Comercio Argentino-Británica. La decoración del complejo estuvo a cargo de la artista plástica Magui Delfino, quien plasmó su creatividad en cada recoveco de los contenedores convertidos en locales.

En la calle Mendoza están ubicados el Mercado de Maschwitz, el Paseo Mendoza y varios locales de diferentes rubros que junto con los espacios de primeras marcas en la Colectora Este, constituyeron un polo comercial y gastronómico de gran importancia en la región, que buscan satisfacer la demanda de los countries y barrios cerrados de Maschwitz, como Villanueva y Nordelta I y II, y el área de Escobar que se empezó a nombrar como “Nuevo Cazador”. “Es una zona de características muy particulares, porque ya está posicionada y hay toda una movida artística y cultural relacionada con el cuidado del medio ambiente. Compartimos esos valores y creemos que este complejo terminará reforzando Maschwitz como una zona turística”, destacó el desarrollador.

Fuente: http://www.clarin.com

Nace el primer barrio bioclimático de Argentina, en San Luis

•12 diciembre 2014 • Dejar un comentario

biocasas-22SAN LUIS, Argentina – El gobernador de la provincia de San Luis, Claudio Poggi, firmó la adjudicación para la construcción del primer barrio bioclimático del país. Esa provincia está a punto de inaugurar el Parque Solar Fotovoltaico de Terrazas del Portezuelo, que producirá por primera vez energía limpia a gran escala en la provincia.

La obra, que demandó una inversión de más de 31 millones de pesos, será la que acompañe a la adjudicación de las 33 viviendas que conformarán el primer barrio bioclimático del país, que se edificará en un predio recuperado por el mismo gobierno. Las viviendas estarán destinadas a 33 familias de los empleados del Poder Judicial de la Provincia.

Estas casas tendrán calefacción por colector solar y losa radiante, podrán inyectar energía eléctrica a la red a través de paneles fotovoltaicos, poseerán sistemas de reducción de consumo de agua e iluminación LED, entre otras características. Y se suma un beneficio más: la posibilidad de producir energía, inyectarla a la red eléctrica y que la empresa prestataria del servicio descuente cada mes ese aporte.

“Este barrio es el primero de esas características en la Argentina y no sólo es un orgullo acceder a la vivienda propia, sino también poder ahorrar energía tanto para calefaccionar como para el uso de agua en los sanitarios”, declaró uno de los beneficiarios.

“Nuevamente, la Provincia es pionera en el cuidado del medio ambiente y los recursos con la edificación de este primer barrio bioclimático del país. Los futuros residentes están muy entusiasmados y, la verdad, nosotros también. Es una experiencia muy importante para San Luis”, destacó la ministra de Medio Ambiente de esa provincia, Daiana Hissa.

FUENTE: INVERTIR EN LADRILLOS / POR

Tradición porteña al rescate

•10 diciembre 2014 • Dejar un comentario

Hay lugares de nuestra Ciudad que se han convertido en parte de nuestra cultura. Después de 17 años, se podrá recuperar un lugar emblemático: La Confitería del Molino.

La ciudad de Buenos Aires tiene muchos encantos, gran parte de ellos son sus lugares históricos, “el bar, el café” son parte de ese patrimonio que se ha convertido en tradición. Algunos siguen vigentes y otros ya se han perdido  por el deterioro y los avances de la ciudad.

Confitería del Molino, fue fundada el 9 de Julio de 1916 con la tendencia arquitectónica de esa década, el  Art Nouveau. Su deslumbrante diseño hizo de él un patrimonio cultural que se vio obligado a cerrar sus puertas en 1997 por problemas económicos.

Pero detrás de esa estructura, hoy venida abajo, se puede recopilar  pequeñas historias pintorescas presentes en el corazón de los porteños por el recuerdo de  aquellos que llegaron a conocerlo, y el misterio para los que nunca  entraron  a recorrerla.

Cuenta la leyenda que gracias al  pedido del mismísimo Carlos Gardel el pastelero del  Molino creó uno de los postres más tradicional de Buenos Aires que luego se popularizó en la gastronomía de la ciudad:  el leguizamo, una combinación de bizcochuelo, hojaldre, merengue, marrón glacé y crema imperial con almendras.

Cada rincón del lugar lleva consigo muchas historias allí vividas; en sus 81 años de funcionamiento y por su  ubicación cerca al Congreso de la Nación fue testigo de los estallidos sociales a lo largo de la historia Argentina. Pasaron por la confitería miles de personalidades políticas de nuestro país, como José Ingenieros,Lisandro de la Torre, Marcelo T. de Alvear, entre otros.

En estos días se dio a conocer la noticia sobre la recuperación del emblemático edificio. Se publicó en el Boletín Oficinal la Ley 27.009 que autoriza al Gobierno Nacional la compra de la Confirtería del Molino,  que se reabrirá como restaurante-confitería y centro cultural luego de refraccionarlo.

Después de 17 años, los porteños podrán recuperar un emblemático lugar y una parte de su leyenda histórica.

Fuente: Guía Óleo – http://dixit.guiaoleo.com.ar/